LOS LUGARES ALTOS (LAS TRADICIONES)

 

Hoy veremos una de esas doctrinas particulares: “La no celebración de ciertos días o fiestas”

 

La Biblia nos habla del amor y deseo de Dios. Ejemplo 3 Juan 2; que quiere que seamos libres de temores, engaños y tantas cosas que nos atan y roban el gozo, la paz y la vida abundante que El quiere darnos.

 

Sin embargo, la gran mayoría de la Iglesia no parece estar en esa condición de victoria y prosperidad, no por que no quieren sino por que no saben cómo. OSEAS 4:6

 

Recordemos que el enemigo de nuestra alma, solo tiene una forma de robar, matar y destruir: LA MENTIRA. A él no le interesa la forma, solo el estorbarnos de entrar a las promesas de Dios.

 

Pablo nos dice que consideremos a Israel porque lo que les pasó a ellos es ejemplo para nosotros.

 

Toda rebeldía, desobediencia y separación de la verdad de Dios, es resultado de un proceso, porque el diablo imita los medios de Dios solo que distorsionados, para alejarnos de la verdad.

 

Al abordar una celebración, conviene preguntarse ¿Por que se hace?, “Día de Acción de Gracias” ¿No es algo solo de los estadounidenses? ¿Es tan solo una tradición mas, que el comercio ha inventado para vender pavos, o que?, los 15, años de las hijas, los llamados días de la madre, del padre, del cariño, navidad, semana santa, etc.

 

¿Cuál es su origen? Recordemos el principio bíblico de Romanos 11:16 “Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas” lo opuesto también es verdad; si la raíz no es santa, las ramas no pueden serlo.

 

Comencemos por decir que sí; todas esas fiestas son una tradición, pero aclaremos lo que eso significa.

 

TRADICIÓN:

Costumbres y practicas del pasado, que son pasadas como normas de comportamiento aceptables para el presente.

La transmisión de opiniones, doctrinas, prácticas, ritos y costumbres de padre a hijo, o de ancestros a posteridad; La mayoría de nuestras primeras nociones son recibidas por tradición de nuestros padres. (Webster)

 

Por lo tanto, las tradiciones en si, son un vehículo, siendo su contenido lo que las hace buenas o malas.

 

DOS FUENTES DE TRADICIÓN.

Col. 2:8 "Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo"

 

Prestemos atención a lo que leemos. En esta porción SE NOS EXHORTA diciendo que si lo que seguimos son tradiciones de hombres, conforme a los rudimentos del mundo, la Biblia dice que seguimos un engaño, somos engañados; y si se lo transmitimos a nuestros hijos, somos unos engañadores.

 

Debemos preguntarnos y averiguar ¿"Según qué" o "Conforme a qué" es esta tradición?

 

Ahora notemos el cambio de exhortación a orden o mandato.

 

2 Tes. 3:6 "Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la doctrina que recibisteis de nosotros" La Palabra "doctrina", es exactamente la misma que en los otros textos se traduce "tradición".

 

Mat. 15:2-3 "¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan. Respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición?"

 

Notemos que la tradición venía de líderes reconocidos y respetados, pero eso no la hacía correcta; tampoco era que la tradición fuera mala en sí, sino porque quería ser superior al mandamiento de Dios

 

La tradición, entonces, se convierte en problema cuando contradice o desplaza a la Palabra de Dios, o cuando se practica una mentira.

 

¿Qué fue la derrota de Israel?  ¿Qué produjo el que fuesen esparcidos en esclavitud?  Su contaminación y participación en doctrinas satánicas, pero que fueron introducidas como tradiciones culturales.

 

Desde luego, nunca la rebeldía y desobediencia a Dios, se manifiesta descaradamente desde el principio; lo que es más, en la mayoría de los casos, las personas involucradas no se miran a sí mismas en rebeldía o desobediencia.

 

Cuando Dios tomó al pueblo de Israel, para llevarlo a la tierra prometida, les advirtió: "echaréis de delante de vosotros a todos los moradores del país, y destruiréis todos sus ídolos de piedra, y todas sus imágenes de fundición, y destruiréis todos sus LUGARES ALTOS"  Luego les dice  claramente: "Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones" (Nm. 33;50‑56 y Dt. 18:9‑14;).

 

Sabemos la triste realidad, no obedecieron totalmente, mezclaron los mandamientos de Dios con las prácticas paganas lo cual trajo su ruina y esclavitud; pero para poder entender en una forma más clara, cómo fue que eso se llevó a cabo, sigamos de cerca los "Lugares Altos".

 

Los lugares altos eran simplemente eso, "lugares altos" montes, colinas, etc.  Pero allí era donde ofrecían sacrificios a sus dioses y practicaban su religión.

 

Deu. 12:2 "Destruiréis enteramente todos los lugares donde las naciones que vosotros heredaréis sirvieron a sus dioses, sobre los montes altos, y sobre los collados, y debajo de todo árbol frondoso".

 

Lo más triste del caso, es que CUANDO SE NACE Y SE CRECE CREYENDO QUE algo es bueno y acepto delante de Dios, se le trata de halagar con esas prácticas, pero no por eso dejan de ser abominaciones para El.

 

Cuando David trajo el Arca, puso el Tabernáculo en un lugar alto, (I Cr.16:37‑43). No había ninguna instrucción de Dios de donde poner el tabernáculo, por lo cual David actuó influenciado por la tradición de la tierra y más aún, cuando el siervo de Dios que lo había ungido como rey, dirigís servicios de sacrificio a Dios en los lugares altos.

 

Luego Salomón, creció bajo esa tradición pero aceptó otros lugares altos.

 

Esa idea o pensamiento de que se podía agradar a Dios adorándole en los lugares altos, fue una de las razones por las cuales Salomón no tuvo convicciones firmes, y para complacer a sus mujeres, empezó a hacer lugares altos a los dioses de sus mujeres, fue tolerante. (I Reyes 11:4‑8).

 

Ahora veamos como concluye el proceso. I Reyes 12:31‑33 Jeroboam no sólo sigue la práctica de los lugares altos, sino que aún añade más pecado, "...Entonces instituyó Jeroboam fiesta solemne en el mes octavo, a los quince días del mes, CONFORME a la fiesta solemne que se celebraba en Judá;... a los quince días del mes octavo, el mes que él había inventado de su propio corazón; e hizo fiesta a los hijos de Israel, y subió al altar para quemar incienso"

 

ES SUMAMENTE IMPORTANTE NOTAR EL ÉNFASIS QUE LA BIBLIA PONE EN QUE LAS FECHAS ERAN INVENTADAS POR ÉL. Pero decía ser conforme a las fiestas solemnes que estableció Jehová.

 

Jeroboam sabía que esa no era la fecha establecida por Dios pero de todos modos, la hacía CONFORME o suponiendo que era lo mismo que la fiesta solemne de Jehová.

 

Ahora viene la pregunta importante, dirigida especialmente a los que dicen que no dejan tradiciones porque pobrecitos sus hijos que no lo van a disfrutar.

 

¿Qué de las siguientes generaciones que crecerán creyendo que esas fechas y esas fiestas, son dedicadas en verdad a Jehová, y que lo harán de corazón?

 

¿Hará esa sinceridad, menos abominables esas prácticas?  ¿Pasará Dios por alto el hecho de que, no sólo son abominables sino que una práctica de rebeldía descarada a Su soberanía?

 

Cuando se nace y crece creyendo que algo es bueno, en este caso, que algo es para agradar a Dios, se tiene miedo de dejar esa práctica pues se piensa que con dejarla se ofenderá a Dios, y hasta los puede castigar.

 

Ejemplo de esto, cuando el profeta Jeremías les está enseñando a los cautivos, que la razón de haber sido sacados de su tierra y de ser prisioneros, es por que practicaron esas costumbres paganas.  La respuesta del pueblo es que seguirán en esas prácticas, porque así lo han hecho sus antepasados y sus líderes.

 

Lo que es más, añaden: "...tuvimos abundancia de pan, y estuvimos alegres, y no vimos mal ninguno. Mas desde que dejamos de ofrecer incienso a la reina del cielo y de derramarle libaciones, nos falta todo, y a espada y de hambre somos consumidos".  Jer. 44:16‑19.

 

El pueblo de Dios es destruido y llevado en cautividad, por falta de conocimiento.   No se pone en tela de juicio la sinceridad, ni las buenas intenciones, pero ¿basta con la sinceridad y las buenas intenciones?  ¿Significa esto que a Dios ya no le importa lo que haya en los lugares altos?

 

"Le enojaron con sus lugares altos..." Salmo 78:56‑59; "...y destruiré vuestros lugares altos... y los lugares altos serán asolados..." Ezequiel 6:3,6; "Y sucedió después de toda tu maldad (!ay, ay de ti! dice Jehová el Señor), te edificaste lugares altos, y te hiciste altar en todas las plazas. En toda cabeza de camino edificaste lugar alto, e hiciste abominable tu hermosura, y te ofreciste a cuantos pasaban, y multiplicaste tus fornicaciones" Ezequiel 16:23‑25.

 

El hecho de que todo el pueblo practique algo, aunque diga que lo hace sinceramente, de corazón, para Dios, aunque lideres prominentes lo practiquen, si es una fiesta o práctica pagana, es una abominación a Dios y no se puede esperar que él la reciba con gozo; por el contrario, es una ofensa mayor pues Su Palabra es puesta en un segundo lugar, y se le da más peso, importancia o respeto, a la tradición, a lo que la mayoría diga, o a lo que uno mismo decida.

 

Es igual que cuando Jesús dijo “invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido.  Y muchas cosas hacéis semejantes a estas” Mar 7:13

 

 

 

 

 

 

 

 

Reuniones de la Semana

Domingos 9:30am

English Celebration 11:45am

Miércoles 7:30pm

Sábados 7AM [Reunión de Adoración y Oración]

Comunícate con Nosotros

Familia Cristiana Verbo

2798 Bay Rd. Redwood City, CA

Tel. 1.650.364.9821

 

mail@verbocalifornia.org